Andrea Cabel

By | August 3, 2014 at 11:08 pm | No comments | Poesía

Andrea Cabel (Lima, 1982). Obtuvo la Maestría en Artes con mención en Hispanic Languages and Literatures Universidad de Pittsburgh. Licenciada en Literatura hispánica por la Universidad Católica del Perú. Diplomada en Periodismo Político y Análisis Cultural por la Universidad Antonio Ruiz de Montoya. Actualmente forma parte del Doctorado en Artes y Ciencias del Departamento de Español de la Universidad de Pittsburgh. Estudiante del Center of Latin American Studies (CLAS) de la Universidad de Pittsburgh. Y también es estudiante del Diplomado en Interculturalidad y Pueblos Indígenas Amazónicos de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya. Publicó reseñas crítico – literarias y artículos en diversas revistas y diarios nacionales e internacionales. Publicó tres poemarios. Dos de ellos tienen ya dos ediciones.

 

El corazón más plano de la tierra,
el corazón más seco,
me mostró su ternura.
y yo tuve vergüenza de la mía.

R. Juarroz.

Palpito tal vez en un cadáver. Me trago la verdad y soy apenas un sonido, me dijiste un día cuando mi rostro era una espina. Entonces ampliaste tus brazos hacia el vacío,

 

y lanzaste tu cuerpo.

 

Tu caída larga como una habitación abandonada.

La velocidad cayendo contra la tristeza y la memoria,

perdiste tu nombre entonces,

y fuiste un puñado de cabellos, unas uñas, un aullido.

 

Entonces te miro: Papá tiene el rostro de un animal herido, tiene la boca cosida y una sonrisa clavada en puntos largos y constelaciones caudalosas. Papá contiene en sus manos la madera que enmarca al mundo, la que transforma en escalera de ébano, redonda y perfecta como un poema. Sus recuerdos tienen la forma de tortugas y peces, de ríos y mujeres, todos nacen rodeados de muros, y mueren despacio, como mis nervios mojados.

Y otra vez el silencio estalla, y lo nombro tiempo de pupilas abiertas, respiración de un ojo con lágrimas, caída libre de una pluma hacia la eternidad brillante. Tiempo, tiempo frente a la dureza de una vértebra blanca como el papel que se rellena frente a la muerte; tiempo, frente a un espiral amaneciendo en la bruma. Ya no son los rostros compuestos de fibra y lenguaje. Es la miel o la oscuridad, el hombre rebotando contra los puntos

cardinales de su vida

y soledad.

 

La palabra es el único pájaro
que puede ser igual a su ausencia.
R. Juarroz

[Ángela]

mi sangre,
de ojos grandes
de mirada hacia el cielo.

mi sangre,

de ojos

alta fugaz marea
vértigo en las sumas
santa materia dolida
angustiado verbo

golpe de vértice opaco,

hermana,

breve cavidad de grito
nueve meses rompiendo tejidos
tan triste
furiosa,
cayendo
con la sonrisa oscura
con los ojos idos
con el cielo empinando despedidas,
hermana

 

hermana

 

[En breve cárcel]

Muera lo que deba morir; lo que me callo.
Antonio Gamoneda

Invades el camino,
De punta a punta,

Como una rueda
Y tu nombre mastica una espera
Sentada
Sobre el lomo de un erizo,
Con la mirada en la puerta,
Con tus carencias latiéndote en los ojos
Con tu esperanza en un nombre de estómago amplio

Y mi necesidad de salir del borde del suelo
Para olvidar tu abandono para acariciar por dentro
Esta voluntad donde pende una línea
Como una boca que se abre frente a la voz de un animal que llora.

Te encuentro entre grandes voces semejantes a la mía
Estirando los muros con latas rellenas de piedras
Cubiertas de frutas secas
dulces como el rostro de una anciana
dulces como la mordida de una tormenta
el camino bordeado de plantas de sed, de rostros muertos,
Mírame, llena de puertas cerradas
cubierta de una infancia mal curada

mírame frágil

sabiendo de mi tiempo como una habitación rota
como un colchón sumiso al tiempo
a un cuerpo solitario
nadando entre rabia
y pudor
nadando
austero

 

inválido.

 

los deseos y las piedras

sólo hay tiempo desde la ventana. no existe precisión en el arroz, en los ojos de un caracol que escapa. (en otro lugar del mundo hay globos color luna abrigando ruido y voces encerradas en una caja) es huérfano el corazón del miedo; están solas las orillas, muertas como alfombras o luces apagadas. gota a gota, el universo abre sus deseos y rema hacia la casa en llamas.

 

[albúmina] 

todas las rosas a oscuras, la primavera en forma de pájaro.

tu cuerpo y los anteojos, un decilitro de voz que no me pide nada;

el piano de otras manos que se abre y se sume buscándote un rostro,

armando los trozos que componen núcleos tristemente dispersos

para salvarte sin salida, brillando amarillo, conociendo mis intestinos, mi cadena umbilical, tratándose en todo caso, de esta música que merodea. siendo curiosamente leche de los ojos que brota llorando y todas las ciénagas plagadas de agua, pensando en ti, mamá. como las películas de colores,

las posadas del plasma que flotan siendo una metáfora de loto y guirnalda.

el mar entero encerrado en tus ojos, / en tu silueta que digiere sombra,

que conjuga las sierpes

y los muros.

 

Es tocar el cielo,
Poner un dedo sobre el cuerpo humano.
Novalis

/Cinco y cuarenta i tres/

Mi cuerpo es un pasillo de madrugada,
un fantasma crudo que llora por las ojeras de tus ojos negros,
por las espinas de tus brazos flacos
y que respira cañazo y orujo como hora de cenar.

Mi cuerpo recuerda siluetas
Recuerda pájaro hombre que persigue al sol,
y que sin querer se duerme a tu lado luna,
como toro en Soledad.

Tu cuerpo es un sonrojo que en mi pasillo translúcido
se mira,

Y entonces aquellos ojos, son mis ojos
son noche como gato,
como bestia amarga,
que te sigue, y acosa y que luego,

                                                                      Se va]

 

una mujer de lunares azules 

tus brazos no tienen rumbo, son llaves abriendo la fruta. tus piernas, secretas orillas que vuelven anchas aguas en tempestad. un hombro de luna que alcanza el cielo y deshoja la calma. todas las paredes de casa, transparentes, llenas de sombra y sol, miran perfectas las huellas del agua pateando los bordes. podría llenar mi alma de cosas nuevas, de estrellas y color morado. seríamos para siempre, un puñado de aves que inunda y
encierra, seríamos entonces, tacto y sospecha simulando aleteo, escama, naufragio.